Pénsion de alimentos

Todo lo que hay que saber sobre la pensión alimenticia en Portugal

¿Cómo se calcula la pensión alimenticia?

Cómo determinar la cuantía de la pensión alimenticia en casos de separación o divorcio de los padres, es una pregunta recurrente que es frecuentemente hecha por nuestros clientes y cuya respuesta a menudo no es directa.

El deber de proveer a los niños es una consecuencia directa del establecimiento de la paternidad, por lo que los padres están obligados a proveer a sus hijos hasta que estén en condiciones de asumir sus propios gastos. La pensión alimenticia será suficiente para todas las necesidades fundamentales para el desarrollo físico, social e intelectual armonioso y equilibrado de los niños (vivienda, transporte, educación, ropa, ocio, etc.)

En una familia común, proporcionar para los niños es parte del reparto normal de los gastos de la pareja, sin necesidad de estipular cuantías rígidas para cada una de las contribuciones de los padres.

Sin embargo, en caso de divorcio o separación, o incluso cuando los padres no están casados y no viven en una economía común, es necesario determinar en qué medida el progenitor al que no se le ha confiado la custodia del menor contribuye a los gastos de vida. Esto debe suceder, preferentemente, por consenso de los padres que deben formalizar el acuerdo de custodia y manutención necesario para ser aprobado, dependiendo de los casos, por el Tribunal o la Conservatória do Registo Civil.

¿Cómo se determina el importe de la pensión alimenticia cuando no hay acuerdo parental?

En ausencia de un acuerdo de los progenitores, corresponde al tribunal determinar la cuantía de la pensión alimenticia. Sin embargo, y contrariamente a lo que sucede en algunos países, no existe una fórmula «matemática» en la legislación portuguesa que permita determinar automáticamente la pensión alimenticia de los hijos (por ejemplo, un porcentaje de los ingresos de cada uno de los padres). Por lo tanto, los tribunales serán guiados por criterios de equidad, evaluando, caso por caso, la contribución adeudada por cada matriz, teniendo en cuenta que la ley establece que ambos están obligados a contribuir al apoyo de sus hijos en igual medida.

Decir que los progenitores están obligados a contribuir a la manutención de sus hijos en igual medida no significa que la contribución monetaria de cada uno sea la misma, sino que el esfuerzo de ambos por criar a sus hijos debe ser, en términos económicos, proporcionalmente idéntico. Así, por ejemplo, en el caso de una ex pareja en la que un miembro tiene una renta mensual de 5.000,00 euros y la otra de 1.000,00 euros, la pensión alimenticia reflejará la diferencia en los medios económicos de cada uno.

Por último, la cantidad de la pensión alimenticia de los hijos debe tener en cuenta los gastos directos de manutención de los menores (educación, ropa, alimentos, etc.), pero también el conjunto de cargos que el progenitor que tiene la custodia tiene que soportar para proporcionarles un nivel de vida equivalente al de los padres. Por lo tanto, al fijar el importe de la pensión alimenticia, todos los demás gastos que el progenitor que tiene a los hijos a su cargo tiene, tales como vivienda, transporte, entretenimiento, gastos sociales, etc., deben tenerse en cuenta.

¿Cómo aumentar la cuantía de la pensión alimenticia infantil?

Lo pago de la pensión alimenticia, en particular los adeudados a menores, se estipulan teniendo en cuenta una situación particular (las necesidades de los hijos y las posibilidades económicas de los obligados, en la mayoría de los casos los progenitores).

Sin embargo, puede suceder que el importe fijado en un momento dado, ya sea por decisión judicial o por acuerdo entre las partes, se vuelva inapropiado.

Y esto podría suceder porque las necesidades del niño han cambiado. De hecho, las necesidades pueden disminuir, lo que ocurrirá, por ejemplo, si el niño deja de asistir a la educación privada y comienza a asistir a la educación pública. Por el contrario, las necesidades del niño también pueden aumentar. Imagine la posibilidad de ser diagnosticados con una enfermedad cuyo tratamiento implique gastos significativos; o que tiene dificultades escolares y necesita tutoría. Pero también puede suceder que las posibilidades de los padres, o uno de ellos, cambien, ya sea para bien o para mal.

Así, por ejemplo, la pensión alimenticia que se estipula en una cierta cuantía reducida porque el padre está en paro, debe incrementarse si encuentra un trabajo mientras tanto que le permita obtener un ingreso más alto.

Del mismo modo, si uno de los padres queda en paro, enfermo o incapaz de trabajar y, como resultado, sus ingresos se reducen significativamente, se puede considerar la reducción de la pensión alimenticia.

Por lo tanto, hay innumerables casos en los que la persona que está obligada a pagar la pensión alimenticia de los hijos puede sentir la necesidad de cambiarla, y lo mismo sucede con aquel a quien se le paga la pensión alimenticia.

En cualquier caso, y siempre que se pretenda cambiar la cuantía de la pensión alimenticia, se debe formalizar un acuerdo o presentar una demanda ante el Tribunal para ese propósito. Es un proceso relativamente simple y no muy costoso que, por regla general, tampoco consume mucho tiempo.

A menudo aquellos que están obligados a pagar la pensión alimenticia ya no son capaces de hacerlo, sólo comienzan a pagar una cuantía menor que el que se debe y no formalizan la reducción. ¡Ahora, este es un error que a menudo es caro! Si la reducción del importe de la pensión alimenticia no se formaliza en un acuerdo o en una acción legal destinada a tal fin, los importes impagados se acumularán, mes tras mes, y el deudor podrá estar obligado a pagarlos en su totalidad.

¿Cómo reducir la pensión alimenticia?

Todos y cada uno de los hechos de la vida que causen un cambio relevante en las condiciones económicas del padre obligado a pagar la pensión alimenticia o del niño al que se paga pueden, eventualmente, justificar una reducción del importe de la pensión.

Se sabe que muchas de las decisiones de nuestros tribunales superiores dentro de la jurisdicción familiar se refieren a demandas sobre la pensión alimenticia

Ahora, sabiendo que pensión se puede estipular poco después del nacimiento de un niño y que se puede mantener, en condiciones normales, hasta que el niño cumpla 25 años de edad, es natural que haya circunstancias en la vida de los padres o hijos, que podrán causar un cambio en la cuantía de la pensión alimenticia – ya sea para más o por menos.

La ley determina que la asignación de la pensión alimenticia se fija de acuerdo con las necesidades de los niños y las posibilidades de los obligados (los progenitores). Sin embargo, las necesidades del niño o joven pueden cambiar con el tiempo y conducir a un aumento en el valor de la pensión alimenticia (por ejemplo, una enfermedad o accidente que resulta en costos de atención médica excepcionales, el ejercicio de actividades deportivas costosas, educación escolar más cara, etc.) o una reducción en su valor (abandonar la escuela, comenzar el trabajo, recibir una herencia, etc.).

Por otro lado, las circunstancias del matriz que está obligado a pagar la pensión también pueden sufrir cambios que afectan a su renta disponible (desempleo, discapacidad, quiebra, nacimiento de otros hijos, etc.).

¿En qué casos los tribunales portugueses han permitido reducciones en el importe de la pensión alimenticia?

No es posible determinar todas las situaciones de vida que dan lugar a una reducción en la cantidad de la pensión alimenticia

En teoría, todas las situaciones mencionadas anteriormente pueden resultar en una reducción o aumento en la cuantía de la pensión alimenticia. En la práctica, sin embargo, sólo el análisis de una realidad específica permitirá evaluar si un hecho de la vida determinado – por ejemplo, el nacimiento de un nuevo hijo al padre que paga la pensión alimenticia– debe o no afectar el monto de la pensión alimenticia.

De hecho, hay que tener en cuenta que, en este ejemplo del nacimiento de un nuevo hijo, esto puede no tener un impacto significativo en los ingresos de un padre (que gana salarios altos) y, en este caso, no causará ninguna reducción de la pensión. Por el contrario, si el nivel de ingresos es bajo, tal nacimiento puede dar lugar a una fuerte reducción de la renta disponible y, en consecuencia, puede justificar una reducción. Del mismo modo, la insolvencia personal de un padre requerido para pagar la pensión alimenticia puede o no ser relevante. En principio, no será pertinente si el padre se ha colocado voluntariamente en una situación de insolvencia (quizás con el fin de no pagar la pensión alimenticia) … Tampoco será relevante si el mantenimiento ya está en valores cercanos a un mínimo.

¿Qué sucede cuando hay una reducción salarial?

Una vez más, tal reducción del salario puede o no ser relevante dependiendo de las circunstancias concretas de progenitor e del hijo. De hecho, y desde el principio, los tribunales han entendido que los progenitores tienen el deber de proveer adecuadamente el sustento de sus hijos, aunque, para ello, tengan que privarse de algunos bienes prescindibles (un automóvil, por ejemplo) o de lo contrario tienen que encontrar una segunda ocupación. En otras palabras, antes de que se contemple la reducción de la pensión alimenticia infantil, deben explorarse alternativas para mantener intacta la cantidad de pensión alimenticia, especialmente si esto, como sucede con tanta frecuencia en Portugal, ya está en el umbral de aceptable.

Esta ecuación debe reflejar, por supuesto, la cantidad de pensión alimenticia que se está considerando. Naturalmente, es poco probable que se reduzca en los tribunales un subsidio mensual de pensión alimenticia de 100 euros, ya que, por debajo de esa cantidad, a nuestro juicio, el crecimiento saludable y armonioso del niño o del adulto joven puede estar en juego. Una pensión alimenticia más generosa, de 1.000 euros al mes, por ejemplo, será más probable que sufra una reducción en función de las condiciones de vida del progenitor o del niño. Por lo tanto, creemos que es temerario afirmar, como hacen algunos de nuestros colegas, que una disminución salarial no puede, en sí misma, conducir a una reducción del valor de la asignación de la pensión alimenticia. Por el contrario, creemos que la disminución del salario puede determinar efectivamente, en sí misma, una reducción judicial del importe de la pensión alimenticia. Esto dependerá, por supuesto, y como en cualquier otra situación de modificación de la pensión alimenticia, de la evaluación concreta de esa situación específica y, en particular, de las posibilidades y necesidades de cada uno de los implicados.

Así, en principio, todos y cada uno de los hechos de la vida que causen un cambio relevante en las condiciones económicas de la matriz obligado a pagar la pensión alimenticia o del menor al que se paga puede, eventualmente, justificar una reducción del importe de la pensión alimenticia.

La reducción automática de la pensión alimenticia prevista en un acuerdo de custodia

En nuestra opinión, no hay nada que impida una regla de reducción automática de la manutención en un acuerdo de custodia.

Para que esto suceda, será imperativo proporcionar que:

  1. La reducción no afectará al derecho a la pensión alimenticia del menor, lo que significa que no puede reducirse más allá de una determinada cantidad, considerada la mínima permitida teniendo en cuenta las necesidades del niño y las posibilidades del padre que paga la manutención de los hijos;
  2. La reducción está sujeta a una condición objetiva y fácilmente determinable.

Así, por ejemplo, se puede acordar que el importe de la pensión alimenticia variará anualmente en función de los ingresos de los padres, siempre que ello no implique el pago de una asignación de pensión alimenticia inferior a un determinado importe mensual predeterminado.

Así pues, y con excepción de los acuerdos y regímenes que ya prevén una reducción automática de la pensión alimenticia, no será posible reducirlo unilateralmente debido a la reducción de los ingresos del padre obligado a pagarlo.

Carrito de la compra

0

No hay productos en el carrito.